El poder de la comunicación no verbal

En los últimos días he leído varios artículos sobre la comunicación no verbal, su poder y la importancia de cuidarla al detalle sobre todo, en ámbitos como la política. Muchos expertos consideran que fue a partir del debate televisivo entre Kennedy y Nixon en 1960 cuando verdaderamente se le empezó a dar importancia a la comunicación no verbal.

¿Sabías que el 70% de que lo que comunicamos se realiza mediante  la postura del cuerpo, la voz, las expresiones del rostro o las miradas? Los políticos deben prestar especial atención a su comunicación no verbal pues esto le hará ser mejor orador y por supuesto, le permitirá tener otra forma en la que manifestar su poder. Es frecuente que en el encuentro entre líderes políticos exista una especie de batalla para demostrar su poder: desde cómo se dan la mano ante los medios de comunicación, a quién pasa primero en un acceso.

En ocasiones, el lenguaje corporal puede jugar malas pasadas si se está bajo presión. Y si no, que se lo digan a María Dolores de Cospedal durante una de sus últimas comparecencias por  la polémica portada de El País en la que se revelaba parte del contenido de los papeles del ex tesorero del PP, Luis Bárcenas. El consultor de comunicación Alejandro Teodoro, escribía hace unos días un artículo para Top Comunicación en el que analizaba todo el discurso de su comparecencia. En cuanto a lo que transmitía Cospedal a través de su lenguaje no verbal cabe señalar “que se muestra fría mientras lee su discurso. Los papeles de Bárcenas la implican directamente a ella en todo este entuerto, es decir, está en el punto de mira por corrupción. Sin embargo, no se le ve enfadada, enfurecida, o incluso decepcionada. En una crisis como la citada en la que está envuelto el Partido Popular, y por tanto, sus dirigentes, el mensaje debería salir del corazón para desmentir, con una rotundidad pasmosa (si realmente las informaciones son falsas) la veracidad de los documentos. Máxime en el actual contexto de recortes… Está en juego la honorabilidad de una persona, y en el caso de Cospedal, no lo parece. Se muestra poco agresiva, a diferencia de Mariano Rajoy en su discurso, e incluso su lenguaje corporal le juega una mala pasada cuando, en aquellos momentos cruciales de su intervención, espeta una especia de sonrisa que poco ayuda a sostener sus argumentos”.

Este ejemplo viene a demostrar que tan importante es lo que decimos como el cómo lo decimos. Un mensaje brillante puede pasar totalmente inadvertido si un político no es capaz de comunicarlo de una forma correcta a través de la expresión no verbal. Sin embargo, controlar y dominar la comunicación no verbal no es tarea fácil, se necesitan habilidades comunicativas y por supuesto, trabajar en ello. Uno de los políticos actuales que más ha trabajado en este sentido y que más ha explotado las posibilidades del lenguaje no verbal ha sido Barack Obama. Entendidos en la materia señalan que Obama tiene una puesta en escena brillante por sus gestos, su postura, sus pausas, su contacto visual y principalmente por el tono de su voz.

Os dejo con un vídeo en el que se analiza el poder de oratoria de Barack Obama y con la frase de  Ralph Waldo Emerson “Cuando los ojos dicen una cosa, y la lengua otra, el hombre con experiencia confía en el lenguaje de los primeros.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s